Over

120,000

Worldwide

Saturday - Sunday CLOSED

Mon - Fri 8.00 - 18.00

Call us

 

Tema Nº 4

LOS DERECHOS FUNDAMENTALES

Tanto los derechos fundamentales como los derechos humanos tienen un origen común porque representan una visión ético-jurídica de la persona humana como sujeto de protección del derecho, y ambos le garantizan derechos que deben ser respetados por el Estado y por cualquier persona.
Por tanto, los titulares de los derechos fundamentales son todas las personas independiente de sus características particulares tales como edad, sexo, nacionalidad, ciudadanía, raza, condición socioeconómica, etc.  Esta titularidad le corresponde tanto a nacionales como a extranjeros, indiferente de la situación legal que tengan, sean inmigrantes indocumentados, turistas, residentes, habitantes, transeúntes.

 

La noción de «derechos fundamentales» se diferencia de la de «derechos humanos» porque los derechos fundamentales tienen una forma jurídica más definida dado que han sido reconocidos en los textos escritos de las Constituciones y los tratados, y porque obligan en su aplicación a los tribunales, al Congreso, a la Administración y a todas las personas.
El concepto de «derechos fundamentales» supone encontrar un punto de conexión entre el derecho constitucional a nivel nacional y los derechos humanos a nivel internacional.
Debido a que los «derechos fundamentales» son definidos por normas constitucionales y por convenciones internacionales que se vinculan a garantías específicas, ellos se fundan en el principio de supremacía constitucional que significa que todas las normas (sean leyes o normas emanadas del poder ejecutivo) deben respetar la constitución.
Las siguientes son condiciones necesarias y objetivas para el efectivo ejercicio de los «derechos fundamentales»:
  • Que exista una Constitución que los establezca
  • Que exista un sistema democrático de gobierno con elecciones libres y periódicas.  Con alternancia en el poder y partidos políticos, con respeto por las minorías y la oposición, entre otras.
  • Que exista un Estado de Derecho, esto es, que los gobernantes y los gobernados estén todos sometidos a las leyes en condiciones de igualdad.
  • Que exista una efectiva separación de funciones del poder constitucional (ejecutivo, legislativo, judicial)
  • Que se asegure la independencia de los tribunales de justicia, que son los llamados a resolver los conflictos que se produzcan en materia de derechos fundamentales.
  • Que exista un efectivo mecanismo de control constitucional, que permita garantizar la supremacía constitucional y el sometimiento de todas las personas, públicas y privadas, a la Constitución.
Los derechos fundamentales son obligatorios para el Estado porque son la parte más importante del sistema de derecho y obligan a la política de cada país, y además porque tienen una base internacional que es independiente del derecho interno.  Además, no sólo se anteponen frente al Estado, sino que tienen la cualidad de que son exigibles y eficaces también contra los particulares.